Explora el Mundo de los Pequeños Almacenes: Cómo Funcionan y los Beneficios que Ofrecen

Los almacenamientos pequeños son áreas específicamente creadas para guardar objetos. La idea principal es proporcionar un espacio donde los artículos puedan mantenerse protegidos, cerca de casa o de la oficina, con un acceso eficiente y seguridad garantizada en todo momento.

Los almacenamientos pequeños son la solución ideal para los problemas de espacio en viviendas, negocios, oficinas y empresas de pequeña y mediana escala.

Es posible guardar una variedad de objetos en estos espacios, como muebles, mudanzas, inventarios, productos en stock, documentos de archivo importantes, artículos de uso ocasional, o cualquier cosa que esté ocupando espacio en su hogar u oficina. También es útil para almacenar embarcaciones y objetos deportivos, así como decoraciones de Navidad, entre otros.

La ubicación perfecta para tus objetos: Cómo mantenerlos en buen estado en un almacén pequeño

Es importante que se mantengan a una temperatura ambiente con clima controlado, con una temperatura cercana a los 79 grados Fahrenheit y un nivel de humedad del 55%. Dentro de este rango, los objetos se conservarán en óptimas condiciones.

¿Qué tipos de negocios aprovechan más este servicio de almacenaje?

Principalmente, aquellos que viven en apartamentos y desean organizar su espacio de vida para mejorar su calidad de vida son los que más utilizan este servicio. También contamos con clientes comerciales importantes que lo aprovechan para almacenar mobiliario, inventarios y como centro logístico de la empresa. Nos hemos dado cuenta de que todo el mundo necesita espacio.

¿Qué consejos les ofrecería a las empresas que se han visto obligadas a cerrar sus oficinas?

En resumen, hemos sido testigos de muchos clientes que han optado por cerrar sus tiendas físicas y trasladar sus muebles e inventario a un almacenamiento pequeño.

De esta forma, el mini depósito se convirtió en su centro de distribución, ya que nuestras sucursales se encuentran en ubicaciones estratégicas en la ciudad.

El aporte se ve como un punto de entrega cerca de sus clientes, en donde tienes la completa flexibilidad de agrandar y achicar espacio como también un contrato que puedes cancelar en cualquier momento.

Al mismo tiempo, muchas empresas cerraron sus oficinas y almacenaron su mobiliario, lo cual conlleva una reducción significativa en los costos directos e indirectos asociados a un local comercial.

También hay empresas que necesitaron crear más espacio en sus oficinas para mantener el distanciamiento social, por lo que tuvieron la necesidad de almacenar muebles que ya no eran utilizados.

Hemos comprendido el verdadero costo de mantener una oficina o tienda. Antes solo considerábamos el gasto de la renta, pero ahora entendemos que tanto el CEO como los empleados requieren: mobiliario, electricidad, licencias, trámites burocráticos, mantenimiento, limpieza y una infinidad de detalles que revelan el verdadero costo de tener un espacio físico en comparación con trabajar de forma remota.

Las ganancias son más altas al no invertir en una instalación de almacenamiento propia

Si un comerciante, emprendedor o empresario PYME está en proceso de lanzar su empresa o marca, construir un espacio de almacenamiento puede implicar un gran gasto de capital y tiempo invertido. Alquilar un almacén pequeño le permitiría comenzar a utilizarlo de inmediato y acceder a otros servicios para empezar a generar ganancias. Al optar por el alquiler, se pueden reducir los costos y destinar recursos a la expansión hacia nuevos mercados sin necesidad de invertir en nuevas instalaciones.

Rendimiento de la inversión:

El costo de alquilar un almacenamiento pequeño representa un gasto fijo, por lo tanto, el retorno de la inversión podría ser más rápido en comparación con el gasto de construir un espacio propio, donde el retorno de la inversión sería más lento y los imprevistos podrían dificultar la recuperación exacta del capital invertido.