El Santander cierra su mejor primer semestre y gana 5.241 millones hasta junio, un 7% más | Empresas

Sede del Banco Santander, en Boadilla del Monte.Getty Images

Banco Santander ha cerrado el mejor primer semestre de su historia. La entidad ha presentado un beneficio de 5.421 millones de euros entre enero y junio, lo que supone un 7% más que en el mismo periodo de 2022, según ha comunicado este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El aumento sería del 12% si se deja fuera el impacto del pago de 224 millones por el impuesto extraordinario al sector financiero correspondiente al ejercicio pasado que se cargó en el primer trimestre. Además, esa cifra ha estado por encima de las previsiones de analistas que esperaban unas ganancias de 5.151 millones. Los mercados han recibido estos guarismos con una subida del 1% en Bolsa en el inicio de la sesión.

El avance se explica por el impulso del negocio en Europa gracias a las continuas alzas de tipos de interés que ha ejecutado el Banco Central Europeo (BCE) en el último año para combatir la inflación. “Avanzamos a buen ritmo en nuestros objetivos de simplificar el negocio y aprovechar nuestras fortalezas globales”, asegura Ana Botín, presidenta del Santander, en un comunicado.

El nuevo precio del dinero ha disparado los márgenes del negocio típico bancario a doble dígito: el margen bruto aumentó un 11,5% hasta los 28.010 millones de euros. Esta alza se apoya en el crecimiento del margen de intereses, que subió el 14% hasta 20.920 millones, mientras las comisiones netas avanzaron un 5%, hasta los 6.103 millones. Estas son precisamente las dos partidas con las que el Gobierno calcula el importe que debe abonar cada banco por la tasa temporal, aunque solo sobre lo cosechado por la actividad en España (en el primer semestre, el mercado nacional ha aportado 3.161 millones en el margen de intereses y 1.413 millones en las comisiones netas).

El sector se encuentra en un contexto favorable que le permite recuperar buena parte de los ingresos recurrentes que se esfumaron en la era de tipos cero o negativos. Las entidades precisan de unos 12 meses para actualizar al nuevo precio del dinero el total de su cartera de préstamos —las hipotecas variables, por ejemplo, están referenciadas al euríbor a 12 meses y se actualizan habitualmente una vez al año—. Es decir, la cuenta de resultados sigue acelerando porque todavía se está trasladando el salto del euríbor en el último ejercicio al crédito.

España, primer mercado del banco

Por mercados geográficos, Europa ha sido el motor principal del grupo, donde destaca el desempeño de España. De hecho, el mercado nacional se ha colocado como el negocio que más contribuye al beneficio con 1.132 millones (+74%), desbancando a Brasil, que tradicionalmente es el mayor caladero de ganancias del banco. El grupo se ha visto favorecido en España por la citada repreciación del activo debido a las subidas de tipos y también por la mayor base de clientes (ha ganado 362.000 usuarios en lo que va de año). Eso sí, el crédito concedido por la entidad cayó un 6% en el país debido a la menor demanda y amortizaciones de deuda

Por su parte, Brasil logró un beneficio de 823 millones. Esto es, retrocede un 40% por la caída del margen bruto debido a la sensibilidad negativa a las subidas de tipos de interés en el país sudamericano. A corto plazo, una aumento de las tasas en Brasil produce antes una repreciación del pasivo (los depósitos) que el activo (el crédito). Además, los gastos aumentaron un 12% por la inflación, las subidas salariales y la inversión en crecimiento en el país.

En tercer lugar se sitúa el Reino Unido, con un beneficio de 818 millones (+11%), gracias a la fuerte generación de ingresos (+9%) por las alzas de tipos. En México, el Santander obtuvo 760 millones, con un fuerte avance del 39% tras disparar los ingresos un 17% por los mayores volúmenes y el viento a favor provocado por las subidas de tipos de interés.

Estados Unidos, como ya ocurriese en el primer trimestre, vuelve a ser la otra nota negativa junto con Brasil. Entre enero y junio, el beneficio del grupo en EE UU ha caído un 39%, hasta los 667 millones, por los mayores costes de financiación en el negocio de auto y la normalización de las provisiones para insolvencias (el banco las ha elevado un 67%). En este mercado, el margen bruto cayó un 2% por “una menor actividad en los mercados de capitales, menores ganancias por leasing y la salida del negocio hipotecario”, explica el banco en su nota.

En lo que respecta a la actividad comercial, el volumen de préstamos a nivel grupo se mantuvo estable en el periodo en 1,022 billones, en un contexto de frenazo de la demanda y endurecimiento del crédito en el sector en general. Los recursos de clientes aumentaron un 4%, hasta los 1,13 billones de euros, gracias al incremento de clientes minoristas y de CIB. En el último año, el Santander ha elevado un 6% el número de clientes y ya cuenta con 163 millones de usuarios en todo el mundo (9 millones más).

La rentabilidad supera el doble dígito

Por el momento, la morosidad sigue en niveles bajos y se situó en el 3,07% frente al 3,05% de hace un año (la media del sector en España está en el 3,59%). Las entidades, así como los supervisores, monitorizan esta métrica desde hace un año ante el temor de un repunte en el volumen de insolvencias debido a la presión de la inflación y los mayores costes de financiación sobre la capacidad de pago de los hogares. El grupo que preside Ana Botín mantiene la ratio de cobertura para esos créditos morosos en el 68%.

Por el lado de los costes de explotación, la espiral alcista de precios y los acuerdos en distintos países para elevar el sueldo de la plantilla han provocado un incremento del 9%, hasta los 12.479 millones. Un alza importante, aunque por debajo del crecimiento de los ingresos que permiten compensar ese repunte.

De hecho, la ratio de eficiencia mejoró desde el 45,5% hasta el 44,2% actual (los expertos consideran que un banco empieza a ser eficiente cuando este indicador está por debajo del 50%). “El grupo sigue avanzando en la simplificación de su oferta de productos y acelerando su transformación digital para ofrecer mejores servicios a los clientes y mejorar la eficiencia”, destaca la entidad en su comunicado.

En cuanto a la rentabilidad, el retorno sobre el capital tangible (ROTE) se situó en el 14,5%, todavía algo por debajo del objetivo marcado para los próximos tres años (entre el 15% y el 17%), pero uno de los niveles más altos del sector en España y en Europa. Y la ratio de capital CET1 fully loaded escaló hasta el 12,2%, en línea con el objetivo fijado por el banco de quedar algo por encima del 12%.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance

Recíbela